Impacto del aborto en otras personas

PADRES DE BEBÉS ABORTADOS

La reacción de los padres se mitiga por el papel que juegan en el aborto. Hay categorías diferentes.

Padres que se opusieron violentamente al procedimiento. Estos padres responden rápidamente con furia, dolor profundo y un sentimiento de impotencia masculina. (La impotencia masculina no es sexual, sino humana. Es la incapacidad de proteger al propio hijo y a la pareja.) Se impactan de inmediato...

Se volverán obsesionados con la madre de su hijo y tratarán de dar sentido a la decisión de ella. Ellos no previeron que ella elegiría abortar. En algunas ocasiones ellos intentarán mantenerse en contacto con ella, algunas veces volviéndose obsesivos con ellas. Si usted trata con alguno de estos hombres después del aborto, ayúdele a procesar su furia. Estos hombres son potencialmente peligrosos y pueden agredir a alguien, usualmente no a la madre de su bebé. Sin embargo, existen casos de asesinatos/suicidios relacionados con abortos. Estos generalmente no se reportan porque nadie sabe del aborto excepto la pareja. Si él expresa furia, usted debe tomarlo muy seriamente.

Padres que se oponen, pero que no actuaron para  impedirlo. Estos padres expresan una gran tristeza y tal vez enojo. Esta experiencia les dolerá a estos dos grupos de padres el resto de sus vidas, casi siempre de forma inconsciente. Se volverán obsesivos en embarazar nuevamente a una mujer, a veces, la que se practicó el aborto, si permanecen juntos.

Padres que parecen ser neutrales en el asunto. Lo que la mujer decida, ellos lo apoyan. Estos hombres usualmente no manifiestan consecuencias sino hasta después, cuando en su vida están a punto de ser padres o ya son padres y sufrenpor la pérdida del embarazo de su esposa o compañera, debido a un espontáneo. La fuerza de la emoción los toma por sorpresa. Algunos hombres que aparentan ser neutrales, realmente se opusieron al aborto pero tanto la familia como los amigos les dijeron que “es decisión de la mujer” y que él no tiene derecho a decir algo.

Padres que fuerzan la decisión del aborto o amenazan con retirar el apoyo si no se elige la opción del aborto. Estos hombres pueden no revivir la pérdida que significa un aborto, a menos que suceda una experiencia significativa de conversión en sus vidas y se vuelvan responsables. Casi siempre estos hombres son narcisistas y continúan con relaciones que sirven para llenar sus necesidades.

Padres a los que no se les dice sobre el aborto hasta que éste ha sucedido. Estos hombres pueden sentir un dolor intenso inmediatamente y también pueden luchar con otros sentimientos, por haber sido excluidos de la decisión.

Padres que no tienen la certeza de que haya ocurrido un aborto, pero que al escuchar sobre las consecuencias del aborto en la mujer, reconocen los síntomas en su pareja anterior. Estos hombres viven en un perpetuo “¿Qué tal si...? Me pregunto si…”. Generalmente no hay forma de averiguar si ocurrió un aborto, puesto que la pareja desde hace tiempo ya no tiene esa relación.

Los hombres describen las consecuencias de la siguiente manera:

▪ Furia, impotencia
▪ Gran consternación por su pareja y su bienestar.
▪ Incapacidad de comunicarse con su pareja sobre la experiencia de ella y de ambos.
▪ Uso y abuso de sustancias químicas (uso excesivo de alcohol o drogas).
▪ Comportamiento en actividades peligrosas, como conducir a alta velocidad autos y motocicletas, desbocar caballos,   saltos de paracaidismo, o actividades que desafían la muerte.
▪ Dolor profundo y tristeza.
▪ Pensamientos obsesivos sobre la pérdida del bebé.
▪   Violencia conyugal – puede ser del hombre hacia la mujer, o de la mujer hacia el hombre. Aparece como una  predisposición en individuos con historias de abortos en su cónyugue o compañera, que buscan parejas con la misma historia. La dinámica se desarrolla de la siguiente manera: ella le recuerda a él la mujer que abortó a su bebé contra su voluntad y él le recuerda a ella el tipo que le insistía en que se practicara el aborto. En el nivel del subconsciente, este es el panorama de coraje y agresión. Si la pareja ha permanecido junta después del aborto, y ha tratado el aborto como  algo que no ocurrió (aquí no pasó nada), también pueden agredirse el uno al otro.
▪  Algunos hombres se vuelven padres sobreprotectores, asumiendo el papel que normalmente tiene la madre con un hijo y siendo demasiado sobreprotectores.
▪  Algunos hombres tienen gran ansiedad cuando la pareja está nuevamente embarazada, y sienten un miedo obsesivo que ella pueda decidirse por el aborto.
▪  Ocasionalmente, un hombre puede actuar en formas socialmente destructivas, como provocar incendios en iglesias, centros de abortos, etc.
▪  Pesadillas de que alguien o algo vulnerable está siendo amenazado y él es incapaz de protegerlo.
▪  Deseo de otro bebé y comportamiento subsiguiente de tratar de lograr ese fin.
▪  Intento suicida. Esto ocurre especialmente en los padres que deseaban el bebé.
▪  Incapacidad de manejar los sentimientos que está experimentando. Si está involucrados en más de un aborto, resolverá uno, pero negará que necesita procesar el resto.

Cuando los hombres identifican el asunto que los está perturbando, se dan cuenta de que se trata de la pérdida de la paternidad.
 
El Dr. Vincent Rue, escribe en su artículo “Los efectos del aborto en los hombres” que "los hombres sí sienten un dolor intenso después del aborto, pero con frecuencia niegan su dolor, interiorizando sus sentimientos por la pérdida más que expresándolos abiertamente. Cuando los hombres expresan su dolor intenso, lo tratan de hacer de acuerdo a las formas ‘masculinas’ prescritas culturalmente, como coraje, agresividad, control. Los hombres típicamente sienten un dolor intenso de manera privada después del aborto. Por esta razón, los hombres que requieren de ayuda pasan inadvertidos y  desapercibidos por aquellos que los rodean”.

Continúa diciendo el Dr.Rue: "un hombre atormentado por los remordimientos, no ama fácilmente, no acepta la vida. Su preocupación por la pareja, la negación de sí mismo y sus sentimientos implacables del vacío postaborto, pueden nulificar hasta la mejor de las intenciones. Su culpa le evita buscar compasión, apoyo o afecto. A cambio, él “olvida” cómo hacer recíprocos éstos sentimientos”.

Intervención: Escuchar al hombre y asegurarle que en efecto fue un buen padre. En varias ocasiones él está furioso y necesitamos ayudarle a procesar la furia con ejercicio físico y ayudarle a mantenerse fuera de situaciones donde pudiera herir a alguien involucrado en el aborto, incluyendo la mujer. Está sintiendo un dolor profundo y necesitamos darle un nombre a eso y explicarle cómo funciona el dolor profundo. Los hombres tienen un momento fuerte al estar presentes frente al dolor. Ellos desean “arreglar” las cosas, pero no hay nada que arreglar. La relación pudo haber terminado, pero él puede tratar de iniciarla nuevamente. Él tendrá la inclinación de volver a embarazar a alguien más y necesitamos decirle que no lo haga. Desafortunadamente, no he encontrado una forma exitosa de lograr esto. Casi siempre los hombres tendrán varias pérdidas por aborto, porque continúan buscando la mujer ideal y la relación ideal, sólo para fallar repetidamente. Al hablar con los hombres, recuerde que puede haber varias pérdidas por aborto. Él también experimentará “impotencia humana”. Esta es la incapacidad de proteger y usted necesita hablar de ello. El puede mostrar cólera contra Dios en todo esto. Puede ayudar el señalar que a Dios Padre también se le murió Su Hijo y que comparte un dolor profundo con nosotros. Invítelo a trabajar con las cuestiones espirituales en su vida si se muestra deseoso de hacerlo. Él también puede tener una misa celebrada por su bebé y por la sanación de todos aquellos que resultaron heridos por ése aborto. Hay esposas que se han ofrecido a adoptar espiritualmente a sus bebés abortados y eso puede ser una gran ayuda en el proceso de sanación.

LOS ABUELOS DE BEBÉS ABORTADOS

Los padres de la chica o chico pueden tener dificultades al enterarse de un aborto y la pérdida de un nieto. Los abuelos también tienen “panoramas de involucramiento”. Ellos pueden: forzar el aborto, no saber nada acerca de éste hasta después, o estar en contra pero apoyando a la chica, o estar totalmente en contra y no apoyar. La madre de la chica tiene una conexión especial con el nieto perdido y puede tener grandes dificultades al respecto.

Manifestaciones:
▪  Tristeza
▪  Coraje con su hija(o) por embarazarse o haber tomado la decisión del aborto; puede tener coraje con la pareja o con los padres de la pareja.
▪  Preocupados por su hija(o), quieren arreglar a su hija(o).
▪  Dolor intenso por la pérdida de su hija(o) como la (lo) conocían y por la pérdida de su nieto.
▪  Pérdida de un sueño por realizar en la vida de su hija(o).
▪  La pregunta "¿Dónde nos equivocamos?" ¿Por qué se embarazó antes de casarse? ¿Por qué no nos lo dijo? Llevando la carga de la culpa si ellos forzaron la decisión, o creyendo que no se dieron cuenta de las señales del embarazo. Los padres o la abuela pueden estar muy enojados con la hija y también muy consternados. Esto conduce a sentimientos ambivalentes.
▪  Herida generacional (El aborto puede recorrer los sistemas familiares con la madre, una tía, una abuela o alguna otra persona que se haya practicado un aborto.)
.
**Ocasionalmente, usted tratará con circunstancias verdaderamente trágicas, donde la hija se suicidó o donde los padres han presenciado que la vida de la hija ha tomado un trágico giro, que ellos eran incapaces de impedir (dependencia a las drogas, reacciones psicóticas severas, desórdenes alimenticios, etc.). Estas personas requieren de un gran apoyo y ayuda en el acompañamiento de su dolor.
 
Intervención: Escuchar la historia. Casi siempre es la abuela la que está sufriendo. Explique que las madres son las que casi siempre necesitan procesar esto antes que la hija. Invítela a considerar sus sentimientos. Sugiérale que enfrente el dolor de ambas y la cólera ahora. Invítela a ordenar sus sentimientos. Sugiérale que le escriba una carta a su hija que nunca le entregará, y que de hecho, se destruirá cuando ella esté bien. En esta carta ella expresará todos los sentimientos de cólera, decepción, tristeza. Ella vuelve a leer la carta y luego la destruye. Invítela a sentir el dolor intenso por la pérdida del nieto y que escriba una carta donde diga todas aquellas cosas que un corazón de abuela está deseoso de decir. Ella puede tal vez enterrar esta carta cerca de la tumba de algún pariente cercano. Anímela a hacer o a comprar algo en memoria de este bebé perdido. Nadie tiene que saber de esto, sólo ella. Sugiérale que hable de esto con un sacerdote. Si ella es responsable por haber forzado a su hija a practicarse el aborto, puede necesitar buscar el Sacramento de la Confesión para sí misma. Sugiérale que pida una Misa por la intención de su nieto y los padres de ese bebé. Después, cuando la hija esté lista para el proceso de sanación, puede estar disponible para ayudarle con sus sentimientos.

LOS SOBREVIVIENTES AL ABORTO

Los individuos que han sobrevivido a los intentos de aborto en sus vidas (abortos fallidos) lucharán con preguntas existenciales durante sus vidas. Un pequeño estudio indicó que aquellos que tuvieron atentados de aborto en sus vidas, pueden intentar suicidarse repetidamente en la misma época del año en que se intentó el aborto.

Algunas personas pudieron haber perdido al hermano gemelo en un aborto fallido. Ellas sufrirán intensamente y soportarán heridas psicológicas profundas derivadas de esta pérdida del gemelo y el atentado contra sus vidas.
 
Aquellos cuyas madres hicieron planes de abortar, pero que no los llevaron a cabo, pueden sufrir con el sentimiento de “no pertenecer al mundo”. El plan temprano interfirió con el progreso normal de vinculación afectiva prenatal.

Algunas personas habrán perdido varios hermanos por aborto. Al tener permiso, ellos tendrán un dolor intenso por los hermanos perdidos. Esto normalmente sucede en la edad adulta.

Intervención: Éstas son heridas profundas existenciales que requieren exploración. Puede haber furia contra la madre que intentó abortarlos, culpabilidad del sobreviviente al haberse perdido el hermano o gemelo y no ellos. Casi siempre existe una relación conflictiva con la madre. Invítelos a escribir una carta para el bebé perdido. Ellos tienen un claro sentido de lo que es una persona. Invítelos a enfrentar su dolor intenso. Una misa con la intención de la sanación de la familia puede resultar milagrosa.
 
OTROS HERMANOS

Los hijos sobrevivientes en una familia pueden mostrar el síndrome del sobreviviente, como el que muestran los hijos que han perdido hermanos por cáncer o algún tipo de accidente.

Pueden luchar con la idea de que son "hijos de reemplazo" o "hijos elegidos". Estos hijos casi siempre tienen grandes expectativas colgadas sobre sus hombros que son casi imposibles de lograr. Estos hijos pueden ser objetados por el padre en volverse “el reemplazo” y no el hijo único con sus propios derechos. El padre o madre casi siempre los mira con la pregunta “¿Qué hubiera pasado si...?”. A veces un padre herido en un arranque de furia dirá algo como “¡Te hubiera abortado a ti en lugar de aquél!” Estas palabras hieren profundamente.

Casi siempre, habrán experimentado falta de un adecuado vínculo afectivo con su madre o ha cambiado la relación con su madre después del aborto de ésta.

Algunos hijos saben intuitivamente que falta alguien en el sistema familiar. En terapia, el hijo sobreviviente puede dibujar el sistema familiar con el bebé perdido por aborto provocado o espontáneo. Al preguntar a los padres, ellos  dirán si hubo un aborto espontáneo o provocado.

Intervención: El mayor regalo que se les puede dar, es escucharlos y reconocer la pérdida que ellos sienten. Es de gran ayuda que puedan contar con alguien con quien platicar el asunto. Confírmeles cómo eran deseados por Dios. Esto puede ser complicado, pero el sólo reconocimiento de que alguien los escuchó y les creyó, puede iniciar el largo camino hacia la sanación. Pueden participar en una misa por la pérdida del hermano y la sanación de los padres. Hágales saber que, en la comunión de los santos, estamos espiritualmente conectados a ésos miembros de la familia y que esos miembros interceden por nosotros poderosamente. Invítelos a escribir una carta a ese niño perdido y que digan todo lo que han estado cargando en su corazón. Nuevamente, pueden colocar la carta en algún lugar significativo para ellos. Casi siempre me topo con sobrevivientes cuando hago una presentación sobre el aborto. La tristeza en sus caras y ojos es sobrecogedora. Casi siempre sollozan. Algunos vendrán a platicar sobre el asunto, mientras que otros sólo esconden sus lágrimas. Estoy viendo ahora más sobrevivientes que de alguna forma reconocen la pérdida que jamás antes.

OTROS FAMILIARES Y AMIGOS

Estas personas descubrieron el aborto. Pudieron haber sabido antes de que ocurriera o después. Sienten tristeza y consternación por los padres así como un sentido de pérdida por el bebé. Ellos pueden ser invitados a que sean los padrinos espirituales del bebé perdido. Deben ser animados a continuar amando a los padres incondicionalmente mientras que se están sanando. A veces los padres aún no han sanado, pero el amor de su amigo o pariente es muy importante para mantenerlos con los pies en la tierra. No pueden forzar la sanación en alguien que aún no está listo, pero pueden compartir de modo espontáneo sobre la sanación postaborto e indicarles los recursos locales en una conversación ligera. Esto sólo es válido si las partes involucradas le han platicado sobre el aborto. Si lo han escuchado de otra persona, anímelos a rezar por esa persona. Debemos respetar la confidencialidad aún en nuestro afán por ayudar a sanar a alguien.

VÍCTIMAS SECUNDARIAS

Éstas son las parejas de aquellos que han tenido abortos pero no estuvieron involucrados directamente en un aborto. Luchan para entender el dolor en el que se encuentra su pareja y tratan de brindar su apoyo. Casi siempre ellos están muy confundidos por lo que están sintiendo. Les podemos ayudar explicándoles lo que le está sucediendo a su pareja. El sugerirle que se ofrezcan a adoptar espiritualmente al bebé abortado de las relaciones anteriores, puede ser un maravilloso regalo para la pareja que sufre.
 
AMIGOS DE PADRES QUE ABORTARON

Generalmente son los amigos de la pareja embarazada a los que se les consulta y están incluidos en el conjunto de personas que decidieron sobre el aborto. Pueden apoyarlo o rechazarlo, pero serán los primeros en observar los cambios en el comportamiento de sus amigos. Pueden buscar ayuda para entender qué les ha sucedido a sus amigos.

OTROS MIEMBROS DE LA FAMILIA

Los hermanos de los papás que abortaron pueden saber sobre el aborto. Pueden estar muy consternados sobre los cambios que observan en los que aman. Pueden tener preguntas sobre cómo facilitar la sanación y su propia necesidad de hacer duelo por la pérdida del bebé. Los primos del bebé abortado algunas veces reconocen que falta una persona en el sistema familiar. Una vez confirmada su duda, necesitan trabajar sobre el dolor por las personas perdidas y reconciliarse con la tía que abortó, si es importante para el primo. Al descubrir el aborto pueden estar inicialmente muy enojados. Parece ser que el dolor es más pronunciado en aquellos de edad más cercana a la del bebé abortado.

LOS ABORTISTAS

Los abortistas experimentan una gran cantidad de estrés en su trabajo. En sus juntas anuales, se ofrecen seminarios sobre el manejo del estrés. Los abortistas luchan con el alcoholismo, el divorcio, y los accidentes. Muchos de los que trabajan en el campo, tienen sus propias historias de aborto. Cuando se acercan para pedir ayuda, generalmente es su propia pérdida derivada del aborto lo que los trae. Necesitamos ayudarlos con esa pérdida, y en la sanación hablar sobre la verdad de su participación en la industria del aborto. Ellos necesitarán ayuda para procesar aquello en lo que han estado metidos. Por favor, al trabajar con ellos en el inicio, no los sermonee ni aleccione por lo que hacen. Dios les mostrará la verdad en sus vidas cuando ellos y Dios estén listos para ello. No queremos alejarlos del camino con un juicio rígido. Es importante mantener la puerta abierta para que la Gracia de Dios pueda actuar.


El aborto daña todo el sistema familiar. Los abortos nunca suceden “en el aire”, y es mentira decir que el aborto es sólo entre la mujer y el doctor. CAMBIA LA FAMILIA ENTERA.